“Canto para ti, Una Voz, Un Señor.” – Diario Católico


Santo Domingo, D.N.- El pasado sábado 16 de octubre dentro del marco de la celebración del Telemaratón Televida, se llevó a cabo la final de la competencia “CANTO PARA TI” UNA VOZ, UN SEÑOR, donde fueron elegidos tres nuevos exponentes para la Música Católica.

El primer lugar lo obtuvo Nazzary Calcaño, de la provincia de Samaná, mientras que para el segundo y tercer lugar fueron seleccionados Miriam Lambertus, del Distrito Nacional y Yunior Cruz de Santiago de los Caballeros.  Esta competencia estuvo marcada por la espiritualidad y la oración de un grupo de 28 jóvenes, que fueron seleccionados de parroquias de distintos puntos del país, quienes durante tres meses estuvieron exponiendo sus aptitudes para el canto, entonando canciones de diversos vocalistas y ministerios católicos.

Los  integrantes  del jurado: Edwin Padilla, cantante y productor musical del ministerio Proyecto 67, Josué Gómez ,predicador católico, Carolina Escarramán, representante de Pastoral de las Artes y Joel Antigua, productor musical; expresaron que en cada entrega se les hacia más difícil la selección, debido a que las increíbles cualidades de los participantes no dejaban de sorprenderlos.

El padre Kennedy Rodríguez, Director de Comunicación, Prensa y Multimedios Vida (Televida, Vida FM, Radio ABC y Diario Católico) de la Arquidiócesis de Santo Domingo, hizo entrega de las estatuillas a los ganadores, expresó  su cercanía y agradecimiento a toda la producción y especialmente a estos jóvenes que hicieron de Canto para ti, Una Voz, Un Señor,  una competencia de fraternidad, unión y evangelización por medio del canto.

El tema interpretado por la ganadora Nazzary Calcaño fue “Rey de Poder”, cuya calidad interpretativa llevó la emoción al público presente, televidente y a todos los que siguieron a través de las redes sociales de Televida, su pueblo y su parroquia Santa Bárbara de Samaná, se mantuvieron animándole todo el tiempo.

Esta competencia de talento Canto para ti, una voz un Señor, fue organizada por Televida el canal católico de la familia, Musicales Televida, bajo la producción general de Rafael Noesí y la colaboración de la Pastoral de las Artes de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Reseña sobre Televida

A finales de los 80, surge la necesidad de un medio televisivo perteneciente a la Iglesia Católica en la República Dominicana, que ofreciera una opción de aporte cultural, educativo y recreativo a la sociedad dominicana para formar, educar y entretener.

En 1991 la Conferencia del Episcopado Dominicano contaba con un estudio de televisión con equipos de grabación y de edición en su Comisión de Medios de Comunicación, presidida por S.E.R. Monseñor Fabio Mamerto Rivas.

En octubre del 1992, se realizó, la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, donde el Papa Juan Pablo II señaló como prioritario “Intensificar la presencia de la Iglesia en el mundo de la comunicación”.

En 1994, se elaboró el proyecto de factibilidad de la puesta en marcha del canal, contando con el apoyo económico de empresarios, pero con miras a ser autosuficiente. Se tenía como objetivo una programación basada en 12 horas de transmisión educativa y cultural y con un alcance del 75% del territorio nacional.

Televida fue inaugurado el 27 de agosto de 1995, con el slogan “el canal de la familia”.

La misión de Televida es “Evangelizar, educar, informar y alegrar la familia a través de una programación atractiva que difunda los valores cristianos y humanos para colaborar en la construcción de una sociedad justa basada en la verdad, la mutua solidaridad y la convivencia fraterna”.

. La visión de Televida es “Ser la opción diferente y preferida de la familia a la que le ofrece una programación dinámica, evangelizadora y educativa con una tecnología de vanguardia, un personal capacitado y cobertura nacional

El 25 de marzo del 2003 la Conferencia del Episcopado Dominicano, cede la propiedad absoluta de la planta televisora a la Arquidiócesis de Santo Domingo.



Source link

Link to original

También puede gustarte...