Colocan imagen de La Altagracia en la Catedral de México – Diario Católico


En ocasión de la colocación permanente de la imagen de Nuestra Señora de la Altagracia en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el pasado 15 de enero, la Embajada de la República Dominicana en México llevó a cabo una solemne misa concelebrada por el encargado de la nunciatura apóstolica en ese país, Monseñor Lucchini, y el Reverendo padre Ricardo Valenzuela, rector de la catedral.  Participaron también Monseñor José Dolores Grullón, Obispo de San Juan de la Maguana, así como otros obispos dominicanos quienes, por primera vez, se dieron cita virtual en una misa de colocación de la imagen de la protectora del pueblo dominicano en el extranjero.

El cuadro, que permanecerá en uno de los retablos principales de la Catedral mexicana, es una reproducción de la imagen original resguardada en la Basílica de Higüey, donada por la Comisión del Centenario de la Coronación de Ntra. Señora de la Altagracia.  Se trata de un cuadro de impresionantes dimensiones, que lo convierte en la más grande imagen de la Virgen de la Altagracia colocada en cualquier santuario en el mundo.

Al evento asistió un nutrido grupo de la diáspora dominicana en México y de  embajadores acreditados en el país azteca,  así como el Viceministro para las comunidades dominicanas en el exterior, Carlos de la Mota, y Martín Borrego Llorente, Director para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, en representación del Gobierno Mexicano.

La bendición de la imagen estuvo a cargo del Obispo de San Juan de la Maguana, José Dolores Grullón, quien pronunció un emotivo discurso en el que dijo que hoy el pueblo dominicano deja a la Virgen de la Altagracia, que es su protectora, en este santuario de la patrona del pueblo mexicano, pidiéndote que estos dos pueblos, entrelazados por tu amor maternal, vivan felices en indetenible progreso humano y espiritual.  Monseñor Grullón pidió, además, a la virgen para que siempre sea respetada la vida, la dignidad de cada persona humana y los genuinos valores de la familia.

Concluida la misa, la Embajadora de la República Dominicana en México, María Isabel Castillo Báez, se dirigió a los presentes expresando que solo a través de la unión se logran actos tan significativos como el de este día, que conllevó la unión en la buena voluntad de muchas personas, lo que recuerda que la unión hace la fuerza para alcanzar las hazañas que parecieran más complejas. Resaltó que con este acto se une en la fe al pueblo dominicano y al pueblo mexicano, en una ocasión tan propicia como lo es la celebración de los cien años de la coronación de Nuestra Sra. de la Altagracia.  Añadió que desde ahora los dominicanos en México contarán con un espacio a donde visitar a su madre protectora para agradecerle o para buscar su intercesión en esos momentos difíciles de la vida lejos de casa.

Finalmente, el Viceministro de Relaciones Exteriores para las comunidades en el exterior, Carlos de la Mota, también intervino expresando que México y la República Dominicana son pueblos hermanos que, a pesar de sus muchas coincidencias, deben profundizar mucho más los lazos que los unen mediante acciones como las que hoy estamos dejando plasmada.

– Publicidad –



Source link

Link to original

También puede gustarte...