La Iglesia Latinoamericana y caribeña lanza campaña #JuntosPorHaití


Ante la emergencia humanitaria que vive Haití, la Iglesia Latinoamericana y Caribeña ha iniciado la campaña Juntos por Haití aunando esfuerzos para asistir a “los hermanos” haitianos tras haber sufrido el terremoto de magnitud 7,2 que impactó gravemente al pueblo.

El número de víctimas del terremoto de 7,2 grados que sacudió Haití el 14 de agosto sigue aumentando. Las autoridades locales de protección civil informan actualmente de 2.189 muertos, 12.000 heridos y cientos de desaparecidos. Pero las cifras van a aumentar, en parte debido a la tormenta tropical “Grace”, que está ralentizando los esfuerzos de ayuda, mientras que 600.000 personas ya necesitan ayuda inmediata.

Afortunadamente, la máquina de la solidaridad tampoco se ha detenido. Tras el llamamiento lanzado el 14 de agosto por el CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) para que “el mundo se una para no dejar solo a Haití”, los episcopados de los distintos países del continente han lanzado iniciativas concretas de solidaridad.

En un comunicado hecho público por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR), la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC), y el Secretariado Latinoamericano y Caribeño de Cáritas (SELACC), con el apoyo de la Red Eclesial Latinoamericana y Caribeña de Migración, Desplazamiento, Refugio y Trata de Personas (CLAMOR), la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), invitan al “Pueblo de Dios” a sumarse a esta iniciativa solidaria “con generosidad, creatividad y audacia”.

La Iglesia responde a la emergencia actual, con estas acciones pastorales conjuntas, encaminadas a la reconstrucción del “tejido social, a la puesta en marcha de acciones humanitarias para el cuidado de la vida, y a apoyar la misión evangelizadora de la Iglesia haitiana”, se lee en el comunicado.

Cómo participar

Para participar en “JUNTOS POR HAITÍ”, el CELAM, la CLAR, el SELACC y la CIEC implementarán acciones de motivación y recaudo de ayudas, orientando a sus Conferencias Nacionales y/o Federaciones a realizar donaciones o a transferir recursos a través de los medios y las cuentas establecidas para tal fin.

Por su parte, el SELACC ofrecerá los apoyos técnicos y operativos que se requieran para el reconocimiento de las necesidades que serán atendidas por las instituciones de la Iglesia latinoamericana y caribeña, de manera autónoma aunque articulada, en las que también podrán participar otras organizaciones y redes regionales o temáticas que así lo deseen.

Conferencias Episcopales

Inmediatamente, haciendo eco del comunicado, las diferentes conferencias Episcopales nacionales han iniciado campañas para ayudar al pueblo haitiano en sus respectivos países.

Panamá

La Conferencia Episcopal Panameña, expresa su profunda cercanía, con la  “Campaña de Solidaridad con Haití”, del 20 al 30 de agosto para recoger las donaciones económicas. El domingo 29, se realizará una segunda colecta en las misas celebradas en los templos y capillas del país.

En el comunicado, los obispos recuerdan la grave situación que vive Haití, “los efectos del fenómeno telúrico que han cobrado miles de vidas, desplazado a cientos de familias, destruido cosechas y viviendas, interrumpiendo servicios básicos e infraestructuras viales, lo que agrava la ya golpeada situación socio política que viven miles de familias haitianas, hundidas en el luto y la incertidumbre”.

La Conferencia Episcopal exhorta a todos los fieles católicos, y a los “hombres y mujeres de buena voluntad, a compartir desde su pobreza, durante esta “Campaña en Solidaridad con Haití”, porque, se lee en el comunicado, estamos convencidos de que nadie es tan pobre que no pueda dar, especialmente cuando los más necesitados que nosotros claman por nuestra mano bienhechora”.

También apelan a la “buena voluntad que tiene la ciudadanía panameña”, para que se sumen a las donaciones económicas que entregarán a la Pastoral Social Cáritas de Haití, con la esperanza, se afirma, de que se pueda contribuir a “mitigar tanto dolor de este pueblo hermano”. Y por último piden la bendición de Santa María La Antigua, Patrona de Panamá, para que bendiga a los pueblos Latinoamericanos y Caribeños, en especial a los hermanos de Haití.

República Dominicana

En una carta dirigida al presidente de los obispos haitianos, monseñor Launay Saturné, la Conferencia Episcopal de la República Dominicana (ECD) anuncia que ha enviado una gran cantidad de ayuda a las víctimas del terremoto, “con la esperanza de que esta humilde contribución pueda ser de ayuda en una situación tan deplorable”. Al mismo tiempo, el CED expresa sus condolencias por las víctimas, recordando también a los sacerdotes que perdieron la vida en el terremoto. Por todos ellos, así como por “la pronta recuperación de los heridos”, entre los que se encuentra el cardenal Chibly Langlois, obispo de Les Cayes, los obispos dominicanos hacen un llamamiento a la oración.

Argentina

La Conferencia Episcopal Argentina (ECa) ha hecho público en sus redes, un mensaje en el que expresa en primer lugar su “cercanía fraternal” a “un país hermano golpeado por el dolor, la destrucción y la muerte”. En un mensaje publicado en las redes sociales, la CEa pide al Señor que “acompañe en el sufrimiento a los que más han sufrido las consecuencias irreparables de un nuevo terremoto”, que se suma al igualmente destructivo que asoló Haití en enero de 2010. Por último, los obispos argentinos piden que “la Virgen María fortalezca la esperanza y suscite una gran respuesta humanitaria entre las naciones que permita asistir a quienes han quedado en la desolación, sin ninguna protección ante semejante tragedia”.

México

Los prelados de México también están haciendo oír su voz de solidaridad y apoyo, y han activado inmediatamente la organización nacional Cáritas para “ayudar a resolver las necesidades más inmediatas” de la población haitiana. Ante esta situación”, escriben los obispos en una carta abierta a todos los fieles y personas de buena voluntad, “les pedimos que se unan, con gesto misericordioso, espíritu generoso y caridad fraterna, a una colecta especial en favor de nuestros hermanos de Haití, para ayudarles y acompañarles ahora y en las fases posteriores de rehabilitación y reconstrucción”.

“La mejor manera de aportar nuestra ayuda”, explica la Iglesia mexicana, “es a través de recursos económicos que faciliten y reactiven la economía local”. “Imploramos la protección maternal de la Virgen de Guadalupe, Patrona de América”, concluye la CEM, “confiando plenamente en que toda acción solidaria a favor del cuidado y protección de la vida humana es expresión de la más alta caridad que brota del amor de Cristo, Señor y Maestro”.

Chile

La Conferencia Episcopal de Chile (Cech), en una misiva dirigida a Mons. Saturné, escribe: “Ante el trágico terremoto que ha tenido lugar en su país, le enviamos a usted y a toda la Iglesia que peregrina a Haití nuestra cercanía, elevando oraciones por todo el pueblo haitiano, especialmente por los que han perdido la vida, por sus familias y por todos aquellos que están sufriendo más gravemente las consecuencias de este suceso”. Los obispos chilenos subrayan también que el terremoto se suma a una realidad ya difícil, hecha de “pobreza y violencia”, como la que vive Haití desde hace tiempo. De ahí la preocupación de los obispos en particular “por los más pobres”, esperando encontrar “un modo de colaborar con la acción pastoral y solidaria llevada a cabo por la Iglesia haitiana en su favor”.

“También esperamos”, continúa la carta, “fomentar nuevos enfoques hacia nuestros hermanos y hermanas haitianos que viven en Chile, que también están sufriendo, desde la distancia, por esta tragedia, que lloran a sus seres queridos y a su patria a la que siguen unidos”. Al final de la carta, el checo confía “la vida y los desafíos del pueblo haitiano a la Virgen María, para que encuentren apoyo en Dios, que extiende su misericordia de generación en generación”.



Source link

Link to original

También puede gustarte...