«Todos los cristianos somos catequistas» – Diario Católico


Santo Domingo.- Bajo la sombra y paz que cobija al Santuario de Shoenstatt, la Vicaría Episcopal Territorial Santo Domingo Norte celebró por todo lo alto el Día del Catequista. Monseñor José Amable Durán Tineo, Obispo Auxiliar de Santo Domingo y Vicario Episcopal Territorial de Santo Domingo Norte, presidió la Eucarística que inició pasadas las 4:00 de la tarde tras la realización de diversas actividades que incluyeron dinámicas,  presentaciones y premios.

También le acompañaron los sacerdotes Cecilio Castillo Sosa, párroco de la Parroquia San Antonio de Padua en La Victoria y arcipreste zonal; Elvin de los Santos, Vicario adjunto de la Vicaria Episcopal Territorial Santo Domingo Norte.

Así como el Reverendo Padre Victoriano de la Cruz, director arquidiocesano y Alberto Rivas, de la Parroquia San Felipe.

Estaban presentes los Reverendos Diáconos Miguel Burgos, Mirope Hernández, Dionisio Vásquez, Rafael Muñoz y Salatiel Batista.

Al dar su homilía ante cientos de personas, en su mayoría catequistas, el Obispo resaltó la labor de los catequistas en la Iglesia.

Durán Tineo dijo que la misión fundamental de los catequistas es transmitir la fe a los demás.

“La misión fundamental del catequista es transmitir la fe en las diversas etapas de la vida humana, desde que anuncia el kerigma”, indicó el Obispo.

Destacó las características del catequista entre ellas que es un testigo de la fe, un maestro, mistagogo, acompañantes y pedagogos.

“El catequista es al mismo tiempo testigo de la fe y del amor de Dios porque en todo lo que hace habla del amor de Dios tras vivirlo. Es maestro, porque enseña la verdad sobre la fe en Jesucristo y esta es una obra de misericordia”, expresó.

Aseguró que un catequista es un mistagogo porque inicia en los misterios, explica los misterios de Cristo; es acompañante porque guía a un grupo un niño en su crecimiento espiritual y un pedagogo porque va explicando orgánicamente una verdad de fe.

El Obispo citó al Papa cuendo expresa que en la Iglesia somos todos catequistas.

“La misión de todos laicos es llevar la iglesia al corazón del mundo y el mundo al corazón de la Iglesia”, manifestó.

Durán Tineo aseveró que todos los actos de los cristianos deben ser reflejo de la obra de Dios, siendo sal y luz e iluminando con el Evangelio.

“Nuestra misión como laicos es sobre todo llenar e impregnar al mundo del sabor de Cristo y que se note que soy cristiano en dondequiera que estoy dando testimonio de vida evangelica”.

 Hizo un llamado a practicar la generosidad en los hogares y la acción de gracias a Dios por darnos el pan de cada día.

“Así es Dios nosotros le damos algo y él entonces nos da la vida eterna. Dios no nos quita nada y nos da todo y es por eso que hay que aprender a bendecir el pan, porque el pan es un don de Dios”, enfatizó haciendo referencia a la liturgia de este domingo.

A propósito de que hoy inicia la Semana Vocacional,  Monseñor exhortó a los fieles a orar y preservar las vocaciones.

“La primera acción es orar por las vocaciones, porque somos tú y yo que rezamos, Jesús antes de elegir a los discípulos rezó que y antes de enviarlos rezó pidiendo al Señora. Ahora Jesucristo está presente en ti y en mí y tenemos que cumplir con esa obra con ese mandato, la vocación es Dios siempre quien llama”, acotó el Obispo.

En ese sentido, recordó que los catequistas tienen la responsabilidad de promover las vocaciones, así como los padres.

“Los catequistas en eso tienen una gran responsabilidad, las madres y padres de familia también deben saber educar a los hijos para que descubran su propia vocación, enseñarles a amar y a conocer al Señor y no ser tacaños sabiendo que la vida es un don de Dios”, explicó.

“Debemos ayudar apoyar estimular a los jóvenes con vocación hay que preparar para ser discípulos del Señor, ya sea sacerdote o religiosa. Todos somos responsables de las vocaciones de promoverlas e incentivarlas”, dijo.

En la misa fue presentada la hermana Sor Cesarina Paulino, quien es la nueva Directora Vicarial de Catequesis y también estuvo presente Deysi García, Coordinadora Zonal de Catequesis en la Zona Guaricano- Villa Mella.

Asimismo, hubo en el lugar una representación de la Congregación de las Hermanas de San Pablo en Sabana Perdida y las Hermanas de María de Shoenstatt.

La actividad fue animada por el coro musical San Felipe Apóstol, de la parroquia que lleva su mismo nombre.

El Santuario estaba repleto de catequistas de las zonas Villa Mella-Guanuma, Sabana Perdida-La Victoria y Guaricano-Villa Mella.



Source link

Link to original

También puede gustarte...